El “mito Spinoza”

Debemos nuestro desconocimiento de la vida de Spinoza al propio Spinoza su argumentación geométrica no admite la referencia personal, ni la digresión, ni la anécdota. El “mito Spinoza”, en cambio, es creación conjunta de varios autores. Primero, su amigo Jarig Jelles, o quizás otro amigo, el doctor Lodewijk Meyer, añadieron a la edición de las Opera Posthuma [1677] un par de páginas con datos mínimos sobre la vida del autor recién fallecido. Había nacido en Amsterdam (no consignan la fecha). Estudió primero teología y después filosofía. Fue cartesiano. Pulía lentes para microscopios y telescopios. Abandonó Amsterdam para que lo molestaran menos sus amigos. Vive en Rijnsburg, luego en Voorburg, luego en La Haya. Recibe y rechaza la oferta de una cátedra en Heidelberg. Enferma de tuberculosis.

Instruye que la edición póstuma de sus obras lleve las iniciales “BdS” como única referencia al autor y que su doctrina no se denomine “spinocismo”. Muere el21 de febrero de 1677. Esta noticia de su vida resulta verosímil por su brevedad más que por la amistad de Jelles o de Meyer. Luego vinieron el elogio y el denuesto, en síntesis, el mito. Pierre Bayle (1657 -1706) se propone mostrar en su Dictionnaire historique et critique [1697] que la vida del más célebre ateo que jamás haya pisado la Tierra fue ejemplar, sin tacha, y que, por lo tanto, la moralidad no es una rama de la religión. Un año más tarde, Sebastian Kortholt – hijo de Christian Kortholt, autor de De tribus impostoribus magnis- comienza a preparar una reedición de la obra de su padre. Los tres impostores son Herbert de Cherbury (1583-1648), Thomas Hobbes (1588-1679) y el mismo Spinoza. Sebastian viaja a Holanda a fin de recoger datos sobre la vida de Spinoza e incorporarlos en la nueva edición [ 1700]. En La Haya habla con el pintor Van der Spyck, dueño de la posada donde falleció Spinoza. Además de informaciones útiles sobre los últimos meses de su vida, Kortholt agrega: una joven docta le enseñó latín; dibujaba y pintaba; se consideró cristiano; tradujo la Biblia al latín. En 1693 el pastor luterano Johannes Colerus (Kohler) alquila habitaciones en la misma pensión. Colerus se interesa por la vida de Spinoza y recurre nuevamente a la memoria del pintor Van der Spyck. En el mismo gabinete de trabajo donde solía escribir Spinoza, Colerus prepara su refutación: “La verdadera resurrección de Jesús Cristo de entre los muertos, defendida contra B. de Spinoza y sus discípulos”. Lee el sermón en la Pascua de 1704 y lo publica junto con una reseña biográfica del filósofo impugnado. Colerus exagera informaciones de Kortholt. Spinoza no sólo pintaba y dibujaba, sino que daba clases de dibujo y pintura. Tradujo el Antiguo Testamento al holandés y echó la traducción al fuego. Nunca se consideró cristiano.

 

Anuncios

Autor: leiser-madanes

Leiser Madanes es doctor en Filosofía por la Universidad de Buenos Aires. Actualmente se desempeña como profesor titular de Filosofía Política en la Universidad Nacional de La Plata. Su principal área de estudio es la filosofía moderna.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s