Moral y Muerte: examen de algunas referencias

Uno de los rasgos que caracteriza el comienzo de la experiencia moral moderna es la aparente fractura de la unidad ético-política cristiana. La sociedad se descompone en sus elementos simples -los individuos-, y la pertenencia a un grupo social -Iglesia, clase, gremio- ya no es suficiente para determinar las reglas de vida a seguir. La experiencia moral moderna no se agota en la identidad social, sino que es básicamente la de un individuo que elige. Ahora bien, experimentarse despojado de adscripciones sociales, más allá de cualquier identidad social definida y en situación de elegir una regla de vida, no fue una tarea inmediatamente accesible a los hombres. Fue necesario conquistar esa categoría, al comienzo inefable, de individuo que elige. La muerte y el temor a la muerte definieron, desde el comienzo de la modernidad, esta experiencia. La identidad social es intercambiable: cualquiera puede ocupar la función de cualquier otro. Por el contrario, Lutero [1483-1546] explica qué es un individuo indicando que, al morir, cada uno es el que muere y ningún otro puede ocupar su lugar. La experiencia de ser un individuo – sujeto moral de la modernidad- se vive en la experiencia anticipada de ser insustituible ante la propia muerte. Thomas Hobbes [1588-1679] descubre que no existe un bien supremo común a los hombres. Y también descubre que para cada uno de los hombres -es decir, de los elementos en los que se ha resuelto el compuesto social- existe, en cambio, un mal mayor, a saber, la muerte violenta. El temor a la muerte violenta pone en movimiento la experiencia moral de los individuos. En el capítulo XVI del Tratado teológico-político [1670] Baruch Spinoza [ 1632-1677] muestra esta herencia hobbesiana. En la Ética [1677], sin embargo, la relación entre individuo, moral y muerte es mucho más intrincada. Me propongo examinar la interpretación, por cierto polémica, que hizo Miguel de Unamuno [ 1864-1936] de la relación que se establece en la Ética entre individuo, moral y muerte. No es mi propósito presentar -ni estoy aún en condiciones de hacerlo- una visión de conjunto de la relación entre Unamuno y Spinoza, ni evaluar las que ya se han hecho. Pretendo examinar con cierta minuciosidad algunas de las referencias a la Ética que se encuentran en Del sentimiento trágico de la vida en los hombres y en los pueblos [ 1913] que tienen especial relevancia para comprender el significado de la moral de Spinoza.

 

Anuncios

Autor: leiser-madanes

Leiser Madanes es doctor en Filosofía por la Universidad de Buenos Aires. Actualmente se desempeña como profesor titular de Filosofía Política en la Universidad Nacional de La Plata. Su principal área de estudio es la filosofía moderna.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s