Hobbes y el Quijote – 1

En los Elements of Law Hobbes hace una breve referencia al Quijote de Cervantes. Este hecho, por sí mismo, no debería llamarnos la atención. El Quijote fue inmensamente popular en Inglaterra desde el momento mismo de su publicación, tal como lo atestiguan sus diversas traducciones y rediciones en inglés. Thomas Shelton se encarga de traducir la primera parte en 1612 y la segunda en 1620.  Se sabe de al menos cuatro o cinco reimpresiones de esta traducción inglesa durante el siglo XVII. Es común afirmar, desde entonces, que Inglaterra se convirtió en la segunda patria del Quijote. John Locke se refiere a ella en dos oportunidades. En el Primer Tratado sobre el Gobierno Civil, escrito contra Robert Filmer y publicado en 1690, dice que si Don Quijote hubiera enseñado a su escudero a gobernar con autoridad suprema, nuestro autor – i.e. Filmer – sin duda habría sido un súbdito leal en la isla de Sancho Panza. Como se ve, se trata apenas de una ironía que sólo es eficaz si se supone que los lectores conocen la obra de Cervantes. La segunda mención es tardía; figura en un escrito menor «Sobre lectura y estudio», de 1703. Allí hace Locke la siguiente recomendación: «De todos los libros de ficción que conozco ninguno iguala en utilidad, agrado y constante decoro (usefulness, pleasentry and a constant decorum) a la Historia de Don Quijote de Cervantes. Y, en efecto, ningún escrito puede ser agradable si no tiene la naturaleza en su base y no está tomado de su copia». Esta referencia es considerablemente más interesante que la anterior, pues ubica la novela de Cervantes en la cima de la literatura y enumera las razones que la hacen merecedora de semejante honor, aun cuando cueste comprender los motivos que encuentra Locke para considerar decorosa una historia en la que el héroe, encerrado en una jaula durante más tiempo que el que tolera la fisiología, habla con su escudero acerca de la diferencia entre aguantarse las «aguas mayores» y las «aguas menores» y que enseña múltiples maneras de mentar a la madre en castellano. Locke poseía cuatro ediciones del Quijote, dos en francés y dos en inglés. Por su parte David Hume en su ensayo «Del criterio del gusto» refiere el episodio en el que Sancho recuerda una competición entre dos parientes suyos acerca del gusto de cierto vino almacenado en una cuba. Con dicho ejemplo intenta Hume mostrar los límites del relativismo acerca del sabor de las cosas. El empírico Hume se siente más próximo al sano sentido común de Sancho que al delirio de su señor; ya se había ocupado del escudero en «De la simplicidad y refinamiento de la escritura», diciendo que «La ingenuidad absurda de Sancho Pancho [sic] esta representada por Cervantes en colores tan inimitables, que entretiene tanto como el retrato del héroe más magnánimo o el más tierno de los amantes». Nuevamente, el autor da por sentado que el lector de sus ensayos conocía la novela de Cervantes

Anuncios

Autor: leiser-madanes

Leiser Madanes es doctor en Filosofía por la Universidad de Buenos Aires. Actualmente se desempeña como profesor titular de Filosofía Política en la Universidad Nacional de La Plata. Su principal área de estudio es la filosofía moderna.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s